Digitalízate

Compartir

Dado el momento actual en el que la era digital absorbe a pasos de gigante lo que resta de la era analógica, no es de extrañar que hasta el gobierno, centre sus esfuerzos en la digitalización de las empresas. Tanto es así que hace un par de años, crearon lo que denominaron el Kit Digital. A buen seguro, empresarios, pymes y demás tipos de sociedades, conocerán de qué trata este asunto. Para los profanos que no saben de qué va esta historia pero tal vez puedan beneficiarse de la misma, hemos consultado con los profesionales de DCM Web como expertos en digitalización y en creación de páginas web y vamos a escribir este post.

Es inevitable, casi de obligado cumplimiento, estar actualizado y cumplir con los estándares que la digitalización permite alcanzar para que las empresas estén plenamente optimizadas. Las grandes empresas no suelen tener problemas para adaptarse a los tiempos y digitalizar sus negocios. Sin embargo para las pequeñas y medianas empresas y los autónomos, la digitalización puede suponer una inversión costosa que no pueden asumir.

Con objeto de facilitar este tránsito y lograr un mismo nivel para todos los tipos de empresa, el Gobierno de España, concretamente el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, lanzo hace dos años una iniciativa: el Kit Digital, cuya misión es apoyar al máximo esa digitalización.

Aunque suene a producto de Ikea, este kit en particular no consiste en una serie de piezas que ensamblar para obtener el resultado deseado. El Kit Digital no es otra cosa que un programa público de ayudas económicas, cuya finalidad es la de facilitar la implementación de las correspondientes soluciones digitales en los diferentes modelos de negocio. Gracias a esta implementación, se posible hacer que el mismo evolucione merced a la tecnología. Y es que, claro está que, la tecnología está en todas partes. Tan presente en nuestras vidas como el aire que respiras (bueno, respiramos).

El contexto de la digitalización

Para entender esto de la digitalización y el Kit Digital, hay que ponerlo en contexto. Resulta que, este kit, responde a una necesidad por parte de las pymes y autónomos en particular que el Gobierno ha detectado para que las empresas puedan ser capaces de competir en igualdad de condiciones. Dentro de este marco de transformación digital en el que nos hayamos inmersos todos los individuos e individuas que formamos parte de esta sociedad, resulta imprescindible en el mundo empresarial someterse a esa digitalización para seguir siendo competitivos dentro de los diferentes nichos de mercado.

El planteamiento de esta necesidad y su consiguiente resolución, se sustenta en función de grado de digitalización alcanzado por parte del solicitante, antes de solicitar el bono. Para estimar ese grado, se realiza un test de diagnóstico sobre la madurez digital que se posee, para incorporar al negocio las herramientas necesarias para alcanzar el grado de digitalización correspondiente: software para la contabilidad, facturación electrónica, ciberseguridad, protección de datos, etc.

Hasta la fecha, el Kit Digital cuenta con tres convocatorias cerradas y una cuarta cuyo plazo de presentación de solicitudes se amplía hasta finales del presente año. Siendo una de sus principales ventajas la capacidad de elección de solicitante sobre las soluciones digitales necesarias para su negocio. Dentro de un amplio catálogo de soluciones digitales y agentes digitalizadores (encargados de ayudar en la transición y hacer efectivo el cambio), cada solicitante podrá elegir el que más se ajuste a sus necesidades. La digitalización de una empresa conlleva un ahorro considerable de tiempo y dinero, una mejora de la productividad, la optimización de la gestión de clientes o un aumento de las ventas gracias a un eficiente uso del marketing, entre otros beneficios.

Esta serie de ayudas públicas están financiadas por los Fondos Next Generation UE y el Gobierno pretende impulsar con ellas la digitalización de todo el tejido empresarial del país. Empresas de menos de cincuenta trabajadores y autónomos son los beneficiarios de estos bonos digitales con cuantías que oscilan entre los dos mil y los doce mil euros, con la finalidad de contratar las correspondientes soluciones tecnológicas necesarias a través de los citados agentes digitalizadores y optimizar así, sus negocios.

La dotación del presupuesto, asciende a más de tres mil millones de euros, siendo parte un programa del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, la agenda España Digital 2025 y el Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025.

Los requisitos para poder solicitar el Kit Digital, con independencia del segmento al que pertenezca la pyme o el autónomo son los siguientes:

  • Ser una pequeña empresa, microempresa o autónomo.
  • No tener la consideración de empresa en crisis.
  • Estar al corriente de las obligaciones tributarias y la Seguridad Social.
  • No estar sujeto a orden de recuperación pendiente de la Comisión Europea que haya declarado una ayuda ilegal e incompatible con el mercado común.
  • No incurrir en ninguna de las prohibiciones previstas en la Ley 28/2003 de 17 de noviembre.
  • Estar inscrito en el censo de empresarios, profesionales o retenedores de la Agencia Estatal de Administración Tributaria o en el equivalente de la Administración Tributaria Foral.
  • No superar el límite de ayudas minimis.
  • Disponer de la evaluación del Nivel de Madurez Digital de acuerdo con el test de diagnóstico.
  • Tener el domicilio fiscal en España.

En resumen, el Kit Digital, forma parte del citado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, la agenda España Digital 2025 y el Plan de Digitalización de Pymes 2021-2025. Está dirigido a la pequeña empresa, microempresas y autónomos y los beneficiarios, recibirán una ayuda económica (bono digital) para poder proceder a la digitalización de su negocio. El importe recibido variará a razón de la solución digital que sea necesaria y el tamaño que tenga la empresa solicitante.

La estrategia detrás de España Digital 2025

Tanto como la agenda 2030 como la España digital 2025 son estrategias que incluyen una serie de medidas e inversiones destinadas a igualar el país con el resto de los que forman la Unión Europea. Si bien la agenda 2030 se centra en la sostenibilidad, la España Digital lo hace en la digitalización, que de una forma u otra se liga a la sostenibilidad que se pretende alcanzar.

De cualquier manera, estas medidas e inversiones destinadas exclusivamente a la digitalización de las empresas de menor tamaño y los autónomos, tienen una finalidad concreta: alinear a España con el resto de los países que forman Europa en este tipo de competencias.

Las propias medidas están diseñadas y alineadas con las políticas digitales que establece la Comisión Europea y se articulan en torno a diez puntos estratégicos con una meta fijada en el año 2025. Veamos cuales son esos puntos en concreto

  • Lograr la conectividad en todo el territorio español, incluyendo las zonas rurales, garantizando la igualdad y el acceso a internet para eliminar la brecha digital.
  • Desarrollar e implementar tecnología 5G en todo el territorio español.
  • Habilitar al ochenta por cien de la población en las diferentes competencias digitales, tanto trabajadores en activo como el resto de los ciudadanos en condiciones de igualdad de género.
  • Impulsar la digitalización en las propias Administraciones Públicas, de manera que en el dos mil veinticinco al menos la mitad de los servicios públicos tengan presencia mediante app móvil.
  • Reforzar la ciberseguridad y ampliar el número de profesionales expertos en dicha área incrementando la cifra en veinte mil nuevos especialistas en seguridad digital.
  • Reducir las emisiones de dióxido de carbono en un diez por ciento a consecuencia de la transformación digital.
  • Situar a España como uno de los lugares en los que se realice mayor inversión en el ámbito audiovisual.
  • Transitar hacia la economía del dato y aprovechar todas las oportunidades que ofrecen la Inteligencia Artificial y el Big Data.
  • Garantizar los derechos y la seguridad de todos los ciudadanos y ciudadanos del territorio español dentro de este nuevo entorno digital.

Para concluir recordar que la solicitud del Kit Digital correspondiente, es obligatorio realizar el citado test de diagnóstico que determina el nivel de madurez digital del negocio en cuestión. Sin la realización de este test no es posible el acceso a las ayudas y el catálogo de soluciones digitales que el gobierno pone al servicio del empresario. Tras realizar el test y cumplir con los requisitos correspondientes, la Administración correspondiente, podrá conceder la subvención correspondiente a las necesidades de digitalización del negocio.

El citado test, cuenta con un formulario compuesto de trece preguntas que tratan sobre el uso de las diferentes herramientas de gestión, los diferentes dispositivos electrónicos, las estrategias de marketing digital, el comercio electrónico, preguntas sobre ciberseguridad, inversión en la transformación digital o las diferentes pasarelas de pago digital existentes.

La obtención de los resultados del test se calculan en base al Índice de Intensidad Digital que procura un velocímetro del nivel de transformación digital general y subdividido en diferentes ámbitos como la estrategia, la organización, la infraestructura y tecnología, la ciberseguridad, la relación con los clientes, la comercialización y los procesos de soporte.

Aunque a muchos todo esto nos resulte más que familiar, a otros tantos, la digitalización les sigue sonando a futuro lejano. Las posibilidades que ofrece son tantas e insospechadas que no es de extrañar que así sea para los más mayores o que carecen de recursos.

Más para explorar

Sonrisa de mujer embarazada.

La salud dental en el embarazo.

Los odontólogos de Puerta de Alcalá Clínica Dental, una clínica ubicada en el centro de Madrid dirigida por especialistas en salud dental con una vasta experiencia, señalan que

Scroll al inicio