Si estás pensando en hacerte autónomo, necesitas un seguro

autónomo

Compartir

Pero, antes de empezar, ¿Qué significa ser autónomo y qué características tiene?

 Ser autónomo, también conocido como trabajador por cuenta propia o freelance, es cuando una persona ejerce una actividad económica por su cuenta, sin depender de un superior que le contrate y asumiendo la responsabilidad de la gestión de su negocio, sus ingresos, sus gastos y sus obligaciones fiscales y laborales.

Ser autónomo significa:

-Que tiene la libertad de decidir cuándo, cómo y dónde realizar su trabajo, así como qué clientes o proyectos aceptar.

-Que es responsable de la gestión integral de su negocio, incluyendo la organización del trabajo, la fijación de precios, la promoción y comercialización de sus servicios o productos, la atención al cliente y la administración financiera.

-Que es responsable de cumplir con todas las obligaciones legales, fiscales y laborales correspondientes a su actividad económica, como la inscripción en el régimen de autónomos, la declaración y el pago de impuestos, la emisión de facturas, el registro de ingresos y gastos, y el cumplimiento de las normativas sectoriales aplicables.

-Y que, a diferencia de los trabajadores asalariados, no tienen una relación laboral dependiente con sus clientes o contratantes. En su lugar, suelen establecer contratos de prestación de servicios o colaboración, en los que se define el alcance, las condiciones y la remuneración del trabajo realizado.

 

¿Qué ventajas tiene ser autónomo?

-La posibilidad de organizar el trabajo de acuerdo a tus preferencias y necesidades.

-La oportunidad de generar mayores ingresos en función de la dedicación, el esfuerzo y la capacidad para captar clientes o proyectos.

-Tener la posibilidad de especializarse en áreas específicas, adquirir experiencia en diferentes proyectos y desarrollar habilidades de gestión empresarial.

 

¿Cuáles son sus principales desventajas?

-La ausencia de un salario fijo y garantizado, lo que puede generar incertidumbre en los ingresos y la estabilidad económica.

-La necesidad de gestionar y cumplir con las obligaciones administrativas, fiscales y legales, lo que puede resultar complejo y requiere dedicar tiempo y recursos.

-La carencia de beneficios asociados a la relación laboral, como vacaciones pagadas, seguro médico, indemnización por despido o pensiones.

 

Como podrás comprobar ser autónomo tiene muchos beneficios, sobre todo en el horario, en poder dedicarte a lo que te gusta y en tomar tus propias decisiones. Pero es cierto que es un trabajo que puede generarte muchos quebraderos de cabeza por la inestabilidad de ingresos, el comienzo y la cantidad de dinero que tienes que invertir.

 

¿Por qué necesitas un seguro si eres autónomo?

 Es muy importante tener un seguro para proteger tu negocio frente a posibles riesgos y eventos que puedan afectar tu actividad económica y tu estabilidad financiera.

¿En qué me ayudaría?

-Te protegería ante imprevistos y riesgos laborales: Un seguro de responsabilidad civil profesional te protege contra posibles reclamaciones de terceros por daños o perjuicios causados durante el ejercicio de tu actividad, ya sea por errores profesionales, omisiones, negligencias o accidentes laborales.

-Te aportará seguridad financiera: Un seguro de pérdida de ingresos o incapacidad temporal te proporciona una fuente de ingresos sustitutiva en caso de enfermedad, lesión o incapacidad que te impida trabajar temporalmente, garantizando la continuidad de tus ingresos y la estabilidad financiera de tu negocio.

-Protegerá tus bienes y activos: Un seguro de daños materiales o multirriesgo protege tus bienes, equipos, maquinaria y local comercial frente a daños, robos, incendios, inundaciones u otros eventos imprevistos que puedan afectar tu actividad y generar pérdidas económicas.

-Te dará cobertura de responsabilidad civil: Un seguro de responsabilidad civil general te protege contra posibles reclamaciones por daños o perjuicios causados a terceros en el desarrollo de tu actividad económica, como accidentes laborales, daños a la propiedad de clientes o proveedores, lesiones a terceros, entre otros.

-Te proporcionará asistencia jurídica y defensa legal: Algunos seguros incluyen servicios de asistencia jurídica y defensa legal, que te ayudan a gestionar y resolver posibles conflictos, reclamaciones o litigios relacionados con tu actividad profesional, minimizando los costos y las complicaciones legales.

-Tendrás beneficios sociales y protección personal: Muchos seguros ofrecen coberturas adicionales, como asistencia sanitaria, seguro de vida, seguro de accidentes personales o pensiones, que proporcionan protección y tranquilidad a nivel personal y familiar, asegurando tu bienestar y el de tus seres queridos.

 

Es importante que analices tus necesidades, evalúes los riesgos asociados a tu actividad profesional y selecciones las coberturas y los seguros más adecuados y completos que se ajusten a tus necesidades y te proporcionen la tranquilidad y la protección necesarias para desarrollar tu negocio de manera segura.

Todo esto es una opción pero no es un paso obligatorio que debes dar al hacerte autónomo.

 

Pero, ¿Qué me puede pasar si no contrato un seguro siendo autónomo?

Si no lo contratas, sin duda estarás expuesto a una serie de riesgos y consecuencias que pueden afectar tanto tu actividad económica como tu situación personal y financiera. Estos son los riesgos que correrás:

-Responsabilidad civil y reclamaciones legales:

Sin un seguro de responsabilidad civil, podrías enfrentar reclamaciones de terceros por daños o perjuicios causados durante el ejercicio de tu actividad, como errores profesionales, negligencias, omisiones o accidentes laborales.

Podrías tener que asumir personalmente las indemnizaciones, los gastos legales y las costas judiciales asociadas a posibles demandas o litigios, lo que podría generar pérdidas económicas significativas y comprometer la viabilidad de tu negocio.

-Pérdida de ingresos y estabilidad financiera:

En caso de enfermedad, lesión o incapacidad temporal que te impida trabajar, podrías enfrentar dificultades para generar ingresos y mantener la estabilidad financiera de tu negocio.

Sin un seguro de pérdida de ingresos o incapacidad temporal, podrías enfrentar problemas para cubrir tus gastos personales y empresariales, lo que podría llevar a la acumulación de deudas, el endeudamiento y la insolvencia económica.

-Daños y pérdidas materiales:

Sin un seguro de daños materiales o multirriesgo, podrías sufrir pérdidas económicas importantes en caso de daños, robos, incendios, inundaciones u otros eventos imprevistos que afecten tus bienes, equipos, maquinaria y local comercial.

Podrías tener que asumir personalmente los costos de reparación, reposición o sustitución de los activos dañados, lo que podría generar un impacto financiero significativo en tu negocio y comprometer tu capacidad operativa y productiva.

-Falta de protección personal y beneficios sociales:

Sin un seguro de asistencia sanitaria, seguro de vida, seguro de accidentes personales o pensiones, podrías carecer de cobertura y protección en caso de enfermedad, lesión, invalidez o fallecimiento, lo que podría afectar tu bienestar personal y el de tus seres queridos.

Podrías enfrentar dificultades para acceder a atención médica adecuada, recibir tratamiento o rehabilitación, y garantizar el bienestar, la seguridad y la calidad de vida de tu familia y dependientes.

-Falta de asistencia y apoyo legal:

Sin un seguro que incluya asistencia jurídica y defensa legal, podrías enfrentar complicaciones, conflictos o litigios relacionados con tu actividad profesional sin contar con el respaldo, la asesoría y el apoyo de expertos legales, lo que podría generar costos, complicaciones y consecuencias negativas en tu negocio y reputación profesional.

 

Recuerda tener en cuenta todo esto, y una de las cosas más importantes es asegurarte de que estás en manos de profesionales. Recuerda contar con empresas que tengan presencia en internet, fama o una amplia gama de clientes como, por ejemplo, Viovia. Asegúrate de que sean buenos profesionales ya que muchas veces lo barato sale caro y, aunque te ahorres un dinero al principio, después pueden dejarte vendido.

No te la juegues, si estás decidiendo hacerte autónomo o ya lo eres, contratar un buen seguro profesional es lo mejor que puedes hacer para paliar todas esas desventajas que tiene la inseguridad de empezar a trabajar por tu cuenta.

Más para explorar

Scroll al inicio