Trucos para cambiar la casa renovando la pintura

Trucos para cambiar la casa renovando la pintura

Ahora que se aproxima la primavera quizás alguno/a de nosotros/as estemos pensando en darle un nuevo aire a nuestra vivienda, en dejar atrás los colores más intensos, propios del invierno y que nos han proporcionado una mayor sensación de calidez, confort y abrigo, para abrirnos a la luz, a la alegría, a los días soleados…, y para ello nada mejor que relajarnos, examinar tranquilamente la nueva carta de colores y disfrutar pensando ya en cómo será el precioso resultado.

Para ello, para los que estamos pensando en darle un nuevo aire a nuestro hogar, Multipinturas pone a nuestro servicio una amplia variedad de pinturas y productos relacionados con la decoración del hogar o con cualquier superficie que se quiera restaurar o decorar, por lo que, como os decimos, para los que creemos que ha llegado la hora de renovar nuestra casa, esta es una de las mejores soluciones que podemos encontrar sin movernos de casa. Sin embargo, no solo es necesario tener la pintura, también debemos de tener claro cual será el color que escojamos.

El color con el que se pinten las paredes puede llegar a tener múltiples efectos sobre nosotros mismos, de hecho, nos ayudará a definir el tipo de ambiente que se desea instaurar, así como nos servirá para concretar el destino o la actividad que se le va a dar a una estancia, nos activará para ser más creativos, condicionará nuestro estado de ánimo… Esto que a priori no parece muy importante, realmente lo es y tanto es así, que de ello se encarga la psicología del color, quien estudia y analiza el efecto del color en la percepción y la conducta del hombre, enseñándonos que los diferentes colores producen sensaciones distintas en nuestro comportamiento y en nuestro estado de ánimo. Según el efecto psicológico que producen los colores sobre nosotros los clasificamos en:

  • Colores fríos. Corresponden a los colores que provocan o producen serenidad, calma, tranquilidad, relajación, recogimiento, frescura…, reduciendo el estrés y la ansiedad. Dentro de este tipo se incluye el color azul y todos los tonos que se encuentran dentro de su espectro, como el azul verdoso, el gris azulado, el cian…, el verde, violeta, el índigo, el morado, el gris…, además del blanco que, aunque no es un color en sí mismo, es un color neutro. Estos colores también provocan amplitud en el espacio, dan la sensación de mayor espacio, holgura, luminosidad, limpieza, orden, pulcritud, etc., siendo aconsejables para dormitorios, cocinas, cuartos de baño…
  • Colores cálidos: Corresponden a los colores que provocan estimulación o transmiten una sensación de calor, acogimiento, alegría, energía, movimiento, fuerza, pasión… pero también pueden transmitir agresividad, por lo que pueden resultarnos un poco incómodos. Dentro de este grupo el más fuerte es el rojo, si bien también se encuentran el naranja, el amarillo, terracota, etc. No suelen ser colores aconsejables para grandes superficies ni lugares donde se permanezca demasiado tiempo.

En el mercado actual existe un abanico amplísimo de colores donde poder elegir, pero si a pesar de ello no te satisfacen o si lo que deseas es algo original, diferente, con las máquinas de mezclas de pintura se puede diseñar un color a medida, tanto de interior como de exterior.

A la hora de pensar en el color o terminado que deseamos dar a cada estancia de nuestra casa debemos tener presente algunos condicionantes que podrían incidir de forma positiva o negativa en el resultado, tales como:

  • Las dimensiones de la estancia. Si esta es de reducidas dimensiones lo mejor es elegir colores de tonos fríos, para dar mayor sensación de amplitud.
  • La orientación. Si la habitación está orientada al norte, lo aconsejable es inclinarnos por la elección de colores cálidos, que ayuden a crear una atmósfera confortable.
  • La luz exterior. Es importante a la hora de elegir el color tener presente la cantidad de luz exterior que recibe o no la estancia, puesto que si recibe muchas horas de sol al día se puede elegir un tono oscuro para pintar las paredes, mientras que si solo recibe claridad es preferible optar por tonos claros para aportarle más luminosidad.

¿Qué tipos de pinturas existen?

El desarrollo tecnológico ha ido incrementando el abanico de tipos de pinturas que existen, sin embargo, las más comunes son:

  • Plástica al agua. Es la más utilizada, por su fácil aplicación, no produce olores y seca rápido.
  • Sintética. Es la más resistente, por lo que se recomienda para cocinas y baños. Tarda más en secar que la plástica y produce más olor.
  • Una mezcla de pintura plástica y sintética, que es capaz de cubrir al 100% con una sola capa.
  • Ecológicas. Muy en auge actualmente por utilizar solamente materias primas naturales de origen vegetal o mineral, sin derivados del petróleo.

Deja un comentario