Una tarde en el dentista

Compartir

Cuando sufres algún tipo de problema en tus dientes o encías, toca la obligada visita al dentista. Son muy pocas las personas que no temen esas consultas que por norma general vienen en cadena. Vamos, que una vez que pisas el dentista, volverás. No solo una, las veces que haga falta.

Esa es la cuestión, ¿cuantas veces tendré que acudir para completar un tratamiento? Esta parte junto con la económica, es la que más inquieta al paciente dental. Una mañana te levantas con dolor de muelas y por la tarde, en la consulta ya te han hecho un planning mensual. Un cuadrante con todas las visitas, precios y procedimientos que van a tener lugar en tu boca.

Hay ocasiones, en las que solo ver ese presupuesto tan detallado te quita los dolores de muelas y corrige la posición de tus dientes de forma instantánea. Meses de tratamiento, desembolso económico… ahora lo que tienes es dolor de cabeza, posiblemente añadido por el bruxismo.

Para quitarnos un poco ese temor a las posibles y continuas tardes que vamos a pasar en el dentista hemos consultado a los expertos de Ortodoncia Gran Vía 51.

Duración de un tratamiento

Como es lógico, la duración dependerá de varios factores. Tanto el tipo de tratamiento que sea necesario como la edad o patología previa, influyen directamente en la cantidad de tardes (o mañanas) que vamos a pasar en la silla con la boca abierta.

No es lo mismo hacer un empaste que un implante. Uno de los tratamientos más largos y temidos es el de implantología. Este concretamente es de los más complejos debido a que no solo hay que hacer los implantes, generalmente hay que extraer las piezas dentales a sustituir.

¿Cuánto puede durar? Dependiendo del número de piezas, del estado general del paciente y de las extracciones que haya que llevar a cabo, el periodo total suele oscilar entre tres y nueve meses. Hay que tener en cuenta que el especialista llevará a cabo un estudio previo. Se extraerán los dientes que haya que extraer y habrá que esperar a que cicatricen las heridas. Posteriormente, se procederá a colocar los implantes y finalmente las coronas. Según la persona, los periodos de tiempo para que la encía cicatrice bien variarán.

Para el caso de las ortodoncias, se establece un periodo de entre doce y veinticuatro meses. Dependerá también del tipo de corrección necesaria y el nivel de apiñamiento de la dentadura, la edad y el tipo de ortodoncia: brackets, invisible, estética, etc. En los casos más leves, puede bastar con un tratamiento de siete a doce meses.

Si se trata de hacer sonrisas de diseño, pueden combinarse varios tipos de tratamiento con lo que las visitas al dentista pueden ser bastante frecuentes hasta lograr el resultado deseado. En muchas ocasiones, por no decir siempre, los tratamientos se alargan por la preparación previa de los mismos.

El resto de tratamientos, por lo general pueden realizarse en el mismo día, con las revisiones posteriores correspondientes si procede. Así, los empastes se hacen en el momento y normalmente, según la valoración del profesional, varios en un día.

Los blanqueamientos dentales, debido a los avances tecnológicos requieren también pocas sesiones. A veces con una es suficiente. Salvo los que te realizas en casa mediante una aplicación de blanqueador en su férula que pueden durar unas semanas.

Periodoncias o endodoncias, igualmente se llevan a cabo en un día. Generalmente, esto conlleva otros tratamientos posteriores como reconstrucción de la pieza.

En los casos de odontopediatría sucede lo mismo, con la salvedad que los tratamientos infantiles suelen ser preventivos y encaminados a evitar la aparición de problemas mayores en el futuro.

Por otro lado, existen tratamientos para el bruxismo, por ejemplo. Las visitas al dentista son mínimas, toman las medidas de tu boca para hacer la férula de descarga y una vez la tengas, el tratamiento sigue en casa. Por norma general, este tratamiento es de por vida y hay que tener presente que se debe cambiar la férula cada vez que se gaste.

En conclusión y como se puede ver, los tratamientos dentales, son muy variables en cuanto a duración y visitas a la consulta. Sin embargo, los avances permiten acortar los tiempos notablemente en comparación con unos años atrás. Eso convierte el paso por la consulta en algo más llevadero. Aunque hay que tener muy presente, que la primera vez que acudas a la consulta, no será la última.

Más para explorar

Sonrisa de mujer embarazada.

La salud dental en el embarazo.

Los odontólogos de Puerta de Alcalá Clínica Dental, una clínica ubicada en el centro de Madrid dirigida por especialistas en salud dental con una vasta experiencia, señalan que

Scroll al inicio