Vino: un producto para garantizar nuestra felicidad

Vino: un producto para garantizar nuestra felicidad

La gastronomía española es una de las mejores del mundo. No lo decimos nosotros, lo apunta todo el mundo que visita nuestro país. Los productos alimentarios y las bebidas típicas de este país son una referencia a nivel mundial. Y es que no cabe la menor duda de que es necesario hacer gala de todos estos productos en el interior de nuestras fronteras, porque son todo un reclamo en un momento como en el que nos encontramos. Desde luego, es una labor que es necesaria y que no podemos dejar pasar. Se trata de hacer marketing de lo bueno que tiene España, que no es solo el sol y la playa.

No solo los turistas valoran lo bueno de nuestros productos. Muchos españoles y españolas consideran que los nuestros son los mejores productos del mundo. Y apostar por ellos les permite despertarse cada mañana con una sonrisa. No es para menos. Salir un día de la cama sabiendo que vamos a comer paella, que vamos a consumir una buena copa de vino o que en nuestra mesa va a haber un buen marisco gallego es razón suficiente como para alegrarnos el día desde el mismo momento en el que nos bajamos de la cama.

El consumo de vino es una de las cuestiones que evidencian el asunto del que venimos hablando. Según el portal web La Mancha Wines, ese consumo, en el año 2015, fue de 17’25 litros por persona de media, lo cual equivale a 23 botellas y 138 copas. O lo que es lo mismo: cada tres días tomamos una copa. Teniendo en cuenta que entre semana es más extraño realizar este tipo de consumo a causa del trabajo, está claro que los españoles somos unos amantes empedernidos del vino en cuanto tenemos algo de tiempo libre.

El portal web Vinetur, especializado en la actualidad de un producto como del que venimos hablando, nos hace un desglose de la cantidad y el prototipo de personas que consumen vino dentro de nuestro país. En concreto, hay más de 22 millones de consumidores de vino en España, el 80% de los cuales siente especial predilección por el vino tinto y siendo el porcentaje de mujeres del 43%, un dato que ha crecido y del que nos sentimos realmente orgullosos. Porque el vino es un producto para todos… y también para todas.

El vino es uno de los productos más representativos de España en el extranjero y que más valoramos los propios españoles y españolas. Por eso, forma parte de buena parte de nuestras fiestas, celebraciones y de nuestra rutina. Cada vez más gente muestra interés en lo relativo a este producto. Y es que una copa de vino significa, para muchas personas, la llegada de ese momento de tranquilidad que llevan buscando durante todo el día o durante toda la semana. Los profesionales de una entidad como Giona Premium Glass, especializada en la venta de copas de vino y demás recipientes relacionados con la bebida, nos han comentado que son cada vez más los clientes y clientas que solicitan copas de vino para su propia casa y que es gracias a este producto que pueden encontrar una calma y tranquilidad en un momento determinado.

Los jóvenes valoran cada vez en mayor medida este producto

Tendemos a pensar que un producto como el vino es consumido preferentemente por hombres maduros, pero lo cierto es que este tipo de bebida está encontrando nuevos mercados y públicos objetivo. Uno de ellos es el que componen los jóvenes, que cada vez suelen valorar en una mayor medida la calidad de este tipo de producto. Y es que no es para menos. Esta es, sin lugar a ninguna duda, una de las mejores noticias que esperábamos dar en un momento como este.

Además, ya hemos mencionado que las mujeres constituyen un porcentaje importante en lo relativo al consumo de vino en España. Esa es otra de las mejores noticias que podíamos dar. Y es que el vino es un producto que podría ser catalogado como prácticamente universal. Exceptuando a las personas más pequeñas, todo el mundo podría consumirlo. Y es que, incluso, algunos médicos recomiendan su consumo para evitar algún tipo de enfermedad o patología. Solo este dato habla ya por sí solo.

El vino es una de las razones por las que podemos levantarnos en un día determinado con una sonrisa. A muchas personas les pasa. Y esa ilusión está más que justificada. Porque no cabe la menor duda de que el consumo de este producto nos viene bien a muchos. Para hacer un alto en el camino, que por supuesto muchos merecen. Para disfrutar de nuestro tiempo libre con nuestros amigos, con la familia, en pareja… En definitiva, para ser felices, que es algo que todos tenemos que valorar en una mayor medida y que, por desgracia, no solemos tener en cuenta en la medida que deberíamos.

Deja un comentario