La aplicación de los bioplásticos cada vez es mayor

La aplicación de los bioplásticos cada vez es mayor

Con independencia de que tengas una tienda abierta al gran público como si la empresa no vende productos de manera directa a los consumidores, seguro que has oído que la venta de bolsas de plástico en España ha ido cambiando y ahora se obliga a cobrar sobre ellas.

Fue una decisión que en su día tomó el Gobierno para que así nuestro planeta dejara de sufrir tanto la acción de los plásticos, que en su mayoría eran no biodegradables. Muchos de estos, lo que pasa es que terminan reposando en los mares y terminan por crear unos increíbles problemas a nivel de biodiversidad en diferentes especies marinas.

No olvidemos que el futuro no espera a nadie y sigue avanzando, por lo que llegamos a ese momento en el que se debe dejar a un lado lo que pensamos sobre las bolsas de plástico no degradables y usar las bolsas reutilizables, que son las que se pueden ir degradando sin que se produzcan daños al medio ambiente. Esto es por tanto, un paso que se da hacia adelante cuando se quiere realizar una protección efectiva de nuestro medio ambiente.

Parece una evidencia que los tiempos cambian y hay que dejar la tradición para apostar por las bolsas de plástico que se pueden reutilizar, además de que van a degradarse sin que sea necesario hacer daño al medio ambiente, una forma más de protegerlo, sin duda.

Lo que ha ocurrido es que los consumidores han podido ver como desde el año 2018 las bolsas tan ligeras que solíamos ver en cualquier tienda han pasado a tener un valor del orden de cinco céntimos y si vamos a las que pesan más y disponen de grosores superiores, pueden tener hasta quince céntimos de euro. Olvidamos o excluimos a las bolsas que se usan debido a razones higiénicas o que suministramos como envases en las ventas que se realizan a granel.

No olvidemos que hay otras alternativas en este Real Decreto que se hizo, pues se incita a que se usen otra clase de envases que no vayan a generar más cantidades de residuos de origen plástico. En este sentido podemos hablar de las bolsas de rafia o de cartón, que se usan desde hace muchos años en no pocos establecimientos.

El caso es que realmente juega un papel importante en dicha ley es utilizar plásticos degradables o los que son bioplásticos. Son una clase de plásticos que usamos sin que nos demos cuenta, puesto que con el desarrollo ayuda a que se libera el medio ambiente de la propia carga que tienen los plásticos.

Qué son los bioplásticos y cómo se presentan

Lo primero que hay que saber es que los bioplásticos son unos polímeros que son provenientes de fuentes renovables y naturales. Muchos lo que hacen es presentar una buena biocompatibilidad, siendo todos ellos biodegradables por microorganismos como son las algas, hongos o las bacterias.

Los primeros que pasaron a ser populares fueron los bioplásticos vegetales, que se fabricaron mediante almidón de patata, maíz o con la yuca. Los polímeros de glucosa valen para que, después de un proceso extrusivo y junto a otra clase de tratamientos, terminen siendo un material para realizar envases, cubiertos o bolsas.

Hay empresas que se dedican a comercializar esta clase de bioplásticos que son muy famosas, algunas de ellas se encuentran entre las más importantes del mundo, tales como Procter & Gamble o Monsanto, pero vamos también a poder comprar bienes producidos de bioplástico por las empresas españolas, tales como Bioplásticos Alhambra, que es una empresa familiar especializada desde 1971 en fabricar bolsas y films de plástico, los cuales llevan desde hace unos años apostando por la innovación tecnológica y una política inversora anual para la compra de buena maquinaria.

Como puedes ver, la aplicación que se realiza actualmente de los bioplásticos es cada vez más grande y solo tiene visos de crecer de cara al presente y en un futuro donde, afortunadamente parece que la concienciación social sobre lo importante que es cuidar nuestro planeta ha crecido de manera importante.

Esperamos que el mundo siga concienciado, pues de verdad estamos llegando a un punto donde nuestro planeta no puede seguir aguantando el mal uso que hacemos del mismo.

Además de esa mayor concienciación, también se necesita una mayor labor investigadora, donde se puedan seguir utilizando nuevos materiales o ampliando la utilización de los mejores métodos para que podamos tener productos útiles y que a la vez sean solidarios con la madre naturaleza. Así que ya sabes… ¡A utilizarlos!

Deja una respuesta