Llévalo contigo

Llévalo contigo

No quiero entrar en campañas publicitarias del tipo “No lo abandones, él no lo haría” porque todos los que amamos a los animales estamos lo suficientemente concienciados como para no hacer una barbaridad así de cara a las vacaciones de verano. Lógicamente, si quiero a mi mascota, jamás le haría algo así. Quien lo hace, son personas que compraron un perro por capricho, para ellos mismos o para sus hijos, y ahora les sobra porque no es más que un incordio en su día a día. Hablamos, por tanto, de personas irresponsables que no tienen ni idea del daño que causan abandonando a un animal, ya sea a su suerte o en un refugio.

Por eso, desde La Manana queremos lanzar otro tipo de mensaje, uno más optimista que nos puede alegrar el día a muchos de nosotros: “Llévalo contigo”.

Hoy en día hay miles de alojamientos repartidos por todo el mundo en los que podemos llevar a nuestras mascotas para no dejarlas solas en casa o con familiares a su cargo. Pero no es solo eso, también pueden venir con nosotros en coche, viajar en tren, o incluso en avión. Solo tenemos que leer atentamente las condiciones para que puedan viajar con nosotros y cumplir la normativa, nada más, así que vamos a explicaros un poco qué debéis saber para viajar con vuestra mascota en los diferentes transportes públicos, e incluso en tu coche.

Vehículo Privado

La normativa es sencilla: siempre que el perro no tenga posibilidad de interferir con el conductor ni con su campo de visión el transporte será correcto.

Para cumplir con ello podemos optar por llevar al animal en un trasportín homologado, de venta en tiendas especializadas para mascotas, podemos llevar al animal en el maletero separado del resto de vehículo por una rejilla divisoria o red que se instala en los laterales del vehículo, y, también podemos llevar a nuestra mascota enganchada al cinturón de seguridad mediante unos agarres que también se pueden encontrar en tiendas de accesorios para mascotas.

Como recomendaciones os diré que debéis tratar al animal como a un niño pequeño que tiene sus necesidades de hacer pis y puede vomitar si se marea, por lo tanto  lo mejor es hacer varias paradas para que puedan estirar sus piernas, beber agua y hacer sus cositas.

Avión

Si lo que quieres es viajar en avión lo primero que debes hacer es leer la normativa de la propia compañía con la que vas a volar, pues no todas son iguales. No obstante, si hay unas normas generalizadas:

  • El animal debe ir viajar dentro de un trasportín adaptado a su tamaño.
  • Si el animal es un tamaño pequeño es muy posible que pueda viajar contigo en cabina, debes preguntar a la propia compañía aérea el peso y las medidas de trasportín para que viaje como pasaje.
  • Si el animal pesa demasiado o es más grande de lo que la compañía aérea permite para viajar en cabina, tendrá que ser enviado como carga en bodega. Esto suele dar muchos quebraderos de cabeza a los dueños porque nos da miedo que el animal sufra y lo pase mal. En Animales por Avión podemos leer las condiciones en las que se encuentra el animal y comprobar que estará bien cuidado.

Como recomendación, y para evitar posibles efectos secundarios, no se aconseja el uso de tranquilizantes o sedación en el animal pues le baja la presión sanguínea, algo que también ocurre con la altitud del vuelo, por lo que el animal tendrá una doble bajada que podría provocarle un paro cardíaco.

Tren

En España el transporte de animales en tren es un poco complicado pues solo se permite viajar en Ave, Larga Distancia, Avant, Media Distancia Convencional, Cercanía y Feve a animales de pequeñas dimensiones como perros, gatos, hurones y aves. No obstante, solo serán tolerados para su transporte si no molestan al resto de pasajeros y siempre y cuando estén bajo control de sus dueños en todo momento. Las limitaciones son las siguientes:

  • En AVE, media y larga distancia solo se permitirán animales con un peso máximo de 10 kg, dentro de trasportín que no supere los 60x35x35 cm.
  • En Cercanías y Feve los animales deberán viajar con bozal y atados con correa que no supere los 1,5 metros de longitud.

Personalmente creo que el tren es demasiado estricto en nuestro país así que nunca viajo en tren. ¿Y tú, cómo viajas? Sea como sea recuerda que puedes llevarlo contigo, así que hazlo, no lo dejes solo.

Deja un comentario