Ciberseguridad también en el hogar

Ciberseguridad también en el hogar

Según Inforges, empresa especializada en ciberseguridad, el 70% de las pymes de nuestro país ha recibido algún tipo de ciberataque en los últimos dos años. La cifra es tan elevada aún por el desconocimiento de los problemas que pueden llegar a ocasionar este tipo de ataques, y este desconocimiento es fruto de la poca importancia que se le da a la posibilidad de ser una de las víctimas.

La misma sensación recorre los hogares españoles. La tecnología ha cambiado nuestras vidas a una velocidad vertiginosa, sin embargo, nuestras habilidades y recursos no han avanzado de la misma manera. En España hay 14,1 millones de hogares con acceso a Internet por banda ancha, fundamentalmente a través de teléfono móvil, fibra óptica o ADSL. Los datos indican, además, que 9 de cada 10 menores de entre 10 y 15 años utilizan ordenadores, 7 de cada 10 tienen móvil y el 92,8% de ellos utilizan Internet de forma habitual.

Ante esta realidad no nos queda más remedio que conocer cuáles son los sistemas que podemos usar para proteger la vida digital de todos los integrantes del hogar.

¿Por qué no usamos medidas de seguridad?

Durante los últimos años se han dado a conocer noticias sobre problemas relacionados con la privacidad como el robo de fotografías o material audiovisual privado e información personal, lo que ha despertado cierto grado de conciencia en la sociedad sobre la importancia que tiene proteger la información personal en Internet.

Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones los usuarios no son capaces de identificar los peligros y por lo tanto no son capaces de enfrentarse a ellos. Una primera medida será conocer cómo llega a nosotros el malware, y una vez identificado, actuar en consecuencia, por ejemplo, no siguiendo cadenas de correos, utilizando software de fuentes seguras, teniendo cuidado al introducir USB de terceras personas en nuestros dispositivos…

Uno de los principales problemas es que, aun teniendo constancia de estos ataques, los usuarios consideran que no tienen ninguna información relevante que pueda ser utilizada por delincuentes, por lo que no perciben la necesidad de protegerse. Eso suele ser una percepción falsa, ya que los atacantes pueden querer acceder a las libretas de contactos para realizar spam masivo personalizado y atacar a terceras personas, o bloquear el ordenador y pedir un rescate por recuperar la información pues, aunque la información no sea de valor para terceras personas, sí lo será para el propio usuario.

Los robos más importantes de información en nuestros hogares afectan a tres aspectos fundamentalmente:

  • Económico: si nos roban las contraseñas de nuestra banca online, paypal para realizar compras en nuestro nombre, bitcoins…
  • Lúdico: que tiene que ver con la pérdida de fotografías, acceso a información sensible de nuestra nube…
  • De imagen: si roban nuestras cuentas de las redes sociales, suplantando nuestra identidad con el fin de dañar nuestra imagen o nuestras relaciones laborales y personales.

Además, el desconocimiento de los sistemas de protección y su funcionamiento no genera la confianza suficiente en los usuarios para su compra, instalación y mantenimiento óptimo, y se ve sólo como “algo más” que entorpece la velocidad con la que les gustaría usar las aplicaciones o programas de mi ordenador.

¿Cómo nos protegemos?

Existen dos grupos de medidas que podemos tomar para mejorar la seguridad online de nuestras casas: las medidas de seguridad automatizables y las no automatizables.

Las primeras son las más utilizadas por la mayoría de los hogares españoles, ya que muchas de ellas vienen preparadas de serie en la mayoría de dispositivos. Las más utilizadas son tener activado un buen cortafuegos, cosa que hacen el 93% de los usuarios y, tener instalado un programa antivirus, lo cual hace el 77%.

Si lo que pretendemos es que la protección sea superior es muy útil tener activado un buen ad-blocker (bloqueador de publicidad), así como un bloqueador de pop-ups. Configurar el ordenador contra el spam e instalar programas antifraude, además de desconectar la cámara siempre que no se esté usando son otras de las medidas posibles.

En cuanto a las medidas no automatizables, son las menos utilizadas ya que requieren de conocimientos específicos y tiempo, ya que son de aplicación manual. Algunas de estas medidas son: realizar particiones del disco duro, eliminar archivos temporales, hacer copias de seguridad habitualmente, reducir permisos de aplicaciones, plug-ins y add-ons, utilizar un certificado digital con firma electrónico y utilizar el D.N.I. electrónico.

En cualquier caso, el mundo de la tecnología avanza muy rápido y si queremos disfrutar de los avances que nos ofrece es esencial invertir en ciberseguridad. Lo principal es conocer cuáles son las medidas que debes aplicar acorde con tus necesidades y el uso que hagas de estos sistemas. Como en cualquier otro campo, si sabemos que no contamos con los conocimientos suficientes invertir dinero en un buen profesional puede ahorrarnos muchos problemas que a la larga. Y es que vivir tranquilo, también en el mundo virtual, no tiene precio.

Deja una respuesta