El cuidado de nuestro toldo

El cuidado de nuestro toldo

Cuidar de nuestro toldo es posible, pero hay que hacer una serie de actividades, como el mantenimiento y limpiar el toldo en cuestión. Es básico seguir algunos consejos para que se haga de la mejor manera. En Rolltec creen que seguir una serie de pautas es vital para una mejor utilización y rendimiento del toldo.

Limpieza

Se debe ir cepillando de manera regular la lona y otros mecanismos de cara a evitar que se puedan producir una serie de acumulaciones de polvo y demás desechos, puesto que en muchas ocasiones se pueden provocar de manera que se forme moho, con el deterioro del propio toldo.

Hay que abordar las manchas cuanto antes se pueda mejor, puesto que son más sencillas de ser limpiadas cuando las tratamos justo en el momento. Para ello en los toldos hay que utilizar jabón suave, agua tibia y cepillo.

No hay que olvidar que no deben utilizarse los detergentes, tampoco productos de limpieza, en especial la lejía. Son de gran agresividad, pudiendo dañar a los tejidos y las propiedades. El caso es que las partes metálicas es de lo más aconsejable usar productos de lo más especiales.

Hay que tener en cuenta que los cepillos, esponjas y los trapos que se utilicen para limpiar los toldos que deben tener suavidad y nada de superficies que rasquen. Hay que pensar que si se vive en un sitio cálido y de gran humedad, vas a precisar la limpieza de los toldos con mayor frecuencia.

Lo mejor siempre es seguir lo que recomienden los fabricantes, y en el caso de que el toldo tenga manuales de utilización, se lean atentamente. Lo mejor es dependiendo de las propiedades y la mayor o menor calidad de la lona va a ser posible que varíe.

Mantenimiento

Cuando un toldo no tiene un sistema para la recogida automatizada, se puede alargar la vida para que se pueda recoger en el caso de que haya lluvia u otras inclemencias climatológicas. No es mala idea incluso el conservarlo durante la época invernal. No olvidemos que en los sitios secos la conservación mejora en gran manera.

Muchas veces podemos añadir un cajón o un techo reducido para que cuando se recoja quede protegido ante las inclemencias meteorológico.

Conviene también que se realice una verificación antes de que se produzca una manipulaciónd el toldo no es obstáculo alguno que pueda implicar las acciones de cierre o de apertura. No se debe forzar.

No se debe enrollar cuando se encuentre mojado, pues hay altas posibilidades de que se pueda formar moho en su superficie, por lo que lo mejor es que se seque el aire libre. Uno de los trucos más importantes es cuando se aplique un sellador una vez se haya lavado el toldo, puesto que cuando se limpia puede llegar a perder las propiedades.

El sellador solo se utiliza cuando la lona esté seca.

De cara a poder evitar que se oxide y se deterior el toldo, por lo que es necesario que se aseguren y conserven la totalidad de las partes secas y limpias, además de que se puedan reparar los desperfectos que pueden aparecer.

Existen tintorerías que están especializadas en el trabajo con toldos, que pueden ser de gran ayuda cuando se quiere que vuelve el color que tenía tu toldo al principio. Una de los mejores remedios cuando se quiere mantener el color, es añadirle algo de vinagre al agua del propio aclarado.

Siempre hay que acudir a los profesionales cuando se producen averías y no hay que saltarse las pertinentes revisiones a nivel periódico que por lo general se hacen una vez al año. De esta forma se pueden identificar y solucionar los problemas que pueda tener el toldo antes de que sean de gran importancia.

Parece que queda claro que los toldos deben cuidarse como es debido si queremos que nos den el resultado que buscamos y que nos duren por muchos años, algo que es lógico, pues es una inversión considerable.

Nuestro consejos es invertir en toldos que sean  de marcas de calidad y de los que haya unas grandes opiniones al respecto, pues solo esto va a lograr el rendimiento que estamos buscando en este sentido.

Esperamos que después de todo lo dicho hayas tomado estos consejos para poder disponer de nuestro toldo y que pueda dar el mayor rendimiento por un periodo dilatado de tiempo. Así es como verás que la compra del toldo habrá sido lo que se acostumbra a denominar, “una compra maestra”, donde se le saque verdadero partido.

Deja una respuesta