La cultura del vino

La cultura del vino

El vino del mediterráneo lleva en su esencia y en sus aromas los paisajes y las notas de la flora y la tierra de estas hermosas latitudes. Los cítricos, las flores, las frutas que adornan con una rusticidad muy particular la orografía mediterránea dan a sus vinos un toque personal y muy característico apreciado desde hace años por los más exigentes enólogos.

Históricamente se sabe que los fenicios, pueblo comerciante y emprendedor de vasta hegemonía en las más importantes ciudades mediterráneas de la antigüedad, fueron de los primeros en introducir las vides utilizadas para elaborar vino.

Geográficamente, uno de los elementos más influyentes en la viticultura española es la gran meseta que se extiende por buena parte del interior del territorio. Desde allí fluyen los grandes ríos que integran el núcleo de las regiones que producen vinos espectaculares, apreciados mundialmente. Es indudable la relación de una bonanza climática y de la cercanía de estas fuentes hidrológicas para crear el entorno más favorable para la producción del mejor vino. Así, el Ebro recorre La Rioja y varias regiones vinícolas catalanas. El gran Duero que fluye al Oeste y produce espléndidos vinos tanto en España como en Portugal. El río Tajo baña grandes comarcas de Castilla-La Mancha y Extremadura, zonas de producción de apreciadísimos caldos. Y el Guadalquivir con sus afluentes, cuya desembocadura cerca de Jerez es cuna de vinos de renombre. En Levante, el clima se modera por la influencia del Mediterráneo, y se producen vinos apreciadísimos por su delicadeza al paladar. En esta zona se producen viñas en altitudes más bajas, que dan uvas con altos niveles de alcohol y baja acidez.

El vino, inmortalizado por los más importantes pintores

Históricamente, el vino ha tenido relevancia y tradición, habiendo estado presente en las más importantes manifestaciones artísticas, en escultura, poesía, teatro y novela. En los museos más prestigiosos del mundo existen cuadros que plasman  escenas con las copas de vino o el decantador en un intencionado primer plano.

Así, podemos recorrer a través de la visita al museo, los secretos de la elaboración del vino en otras épocas, cómo se consumía, disfrutar viendo qué tipo de envases se utilizaban, sus formas, sus materiales, cómo eran las copas, qué alimentos se acompañaban del apreciado elixir. Se pueden intuir lo que serían rituales religiosos y también los fundamentos mitológicos sobre los que se asienta la cultura del vino que nos permitirán descifrar parte de su simbología e intuir la relevancia que le otorgaron las civilizaciones a lo largo de la historia. El vino está ligado históricamente a los rituales religiosos y a la vida cotidiana de las gentes, tanto a los privilegios de los poderosos, como al amigable consuelo para las desdichas de los más desfavorecidos. Ha sido un elemento para sociabilizar, una moneda de intercambio en transacciones económicas. El vino es también fuente de salud y estímulo para los sentidos. El vino ha sido una fuente de inspiración para los artistas, no se entendería sin él la historia cultural de la humanidad, ya que el vino habla directamente a los sentidos, a la memoria, a los corazones. El vino invita a gozar de la vida, propicia experiencias diferentes en el encuentro y reencuentro con otras personas y paisanajes.

En el Museo del Prado en Madrid, existe una amplia muestra de cuadros con el vino como protagonista principal o como actor secundario, con obras que abarcan desde el siglo XV hasta el XVIII, de grandes maestros de la pintura que han encontrado en el vino su fuente de inspiración. Son cuatro siglos de historia de la viticultura, que nos cuentan desde los saberes más locales y tradicionales en su elaboración hasta la actual enología mucho más científica. Obras como Los borrachos, de Velázquez, La Bacanal de los Andríos, de Tiziano, La Vendimia y La Merienda, de Francisco de Goya, y otras de los maestros Jan Brueguel I, Máximo Stanzione, Michel-Ange Houasse, Clara Peeters, David Teniers… En todas ellas el vino ocupa un lugar destacado, ya sea como ayuda o atrezzo para contar una historia, ya sea como un símbolo dentro del contexto de la expresión artística.

En el Museo Thyssen de Madrid se encuentran obras importantísimas con el vino o las uvas como tema principal, así podemos encontrar en sus colecciones permanentes La Última Cena -anónimo procedente de Venecia- La Virgen y el Niño con Racimo de Uvas, Santa Isabel ofreciendo vino a los mendigos -anónimo alemán-, y otras obras de los artistas Tommaso Salini, Sebastiano Ricci, Guerrit Van Honthorst, Juan Gris, Willem Kalf, Jacon Lucasz, Jean-Honoré Fragonard, entre otros.

Adentrarse en el mundo del vino

El viaje hacia el espacio del vino, hacia la cultura ancestral que se refleja en las copas, hacia la delicadeza del clima y los aromas mediterráneos,  hacia esa bebida que se dice es la más civilizada del mundo, se puede culminar mediante una visita de enoturismo a Bodegas Bocopa, tus Bodegas en Alicante. La tradición y la experiencia de más de treinta años dan forma a los mejores vinos de la provincia: Vino fondillón, vino blanco, vino espumoso y un magnífico vino tinto, proveniente de cultivos donde la uva es seleccionada para dar siempre el más sabroso caldo.

Si te animas a profundizar en la cultura del vino, es obligada la visita a Bodegas Bocopa en Petrer (Alicante). Se trata del grupo vinícola más importante no solo de Alicante, sino también de toda la Comunitat Valenciana, con más de 1000 hectáreas de viñedos a lo largo de la provincia, distribuidas en 5 bodegas: Sax, Petrel, La Romana, Castalla y Cañada. El talento y la calidad, así como el equipo humano que ha conservado la tradición y cuidado de la viña, han conformado un grupo empresarial a la vanguardia de la tecnología e innovación, habiendo dedicado grandes inversiones en infraestructuras. Actualmente posee 7000 metros cuadrados, donde se sitúan las bodegas, el parque de barricas, la planta embotelladora, los laboratorios y las salas de cata, así como una viña experimental donde se investigan y desarrollan diferentes variedades de uva. En tu visita guiada, con catas de vino y mucho más, Bocopa te ofrece la posibilidad de conocer la producción totalmente artesanal del vino, sus instalaciones, y un conocimiento profundo de la cultura del vino en el Mediterráneo.

Deja un comentario