Viajar con perro en el avión

Viajar con perro en el avión

Viajar con perro en el avión es algo que cada vez más dueños demandan. Aunque los perros, por lo general, aceptan los viajes mejor que los gatos, viajar para ellos no es algo que les guste demasiado, por lo que siempre es recomendable optar por otros tipos de transporte, pero también sabemos que no siempre es posible, especialmente cuando son viajes muy largos o transoceánicos.

Cuando solo se pueda viajar por avión, hay que tener una serie de cosas en cuenta, pues como dicen los profesionales del transporte de Star Cargo, de lo contrario podemos tener una mala experiencia y eso es algo que nadie desea, por lo que hay una serie de condiciones en las que hay que pensar para que el perro se encuentre lo mejor posible en el trayecto que se realice. ¡Vamos con ellas!

Contactar con la aerolínea

Puede ser necesario contactar con la compañía que elijamos unas cuatro semanas antes, ya que cada compañía tiene una serie de políticas distintas sobre el transporte de mascotas. Lo perfecto es que el perro viaje en la cabina con el dueño, pero no siempre es así.  Para que pueda viajar por lo general tiene que cumplir con lo siguiente:

El tamaño del perro no tiene que superar los 8 kilos, a lo que hay que sumarle el peso del transportín.

El perro no debe tener más de diez semanas

No hay que olvidar la homologación del transportín, el cual deberá estar adaptado a las medidas que dicte la compañía, de tal forma que el animal pueda viajar cómodo y estirarse

Hay que asegurar la buena ventilación del perro en el transportín de cara a que se proteja la superficie de este usando empapadores o bases impermeables.

El transportín no tiene que desprender olores desagradables o que molesten a los pasajeros.

En el caso de que a la raza se le considere peligrosa, tendrá que tener el bozal en el trayecto, aunque esté dentro del transportín, de tal forma que así no dañe las estructuras de este por un exceso de nervios o de estrés por el viaje. Hay que llevar la cartilla de vacunación de la mascota y si el vuelo es internacional el pasaporte.

Cuando el perro supere los 8 kilos la alternativa es que pueda viajar en la bodega dentro del transportín de tal manera que se adapte a las necesidades de confort. Muchas de las compañías controlan la experiencia para que sea segura y tenga el confort necesario para el confort del animal.

Hay que pensar que algunas compañías no quieren que viajen en la bodega los perros de razas que se consideren peligrosas. Por todo ello hay que estar bien informados e inclinarse por las compañías que nos ofrezcan las mayores garantías en este sentido.

Acudir al veterinario

Precisas acudir al veterinario unos días antes de hacer el vuelo de tal forma que pueda hacer una exploración al perro, realizando un certificado de salud que nos de las necesarias garantías de que el estado sea bueno.

Además se sabrá que el estado será óptimo, estando desparasitado, tanto interna como externamente, contando con microchip, así como una cartilla de vacunas al día, caso de la de la rabia.

Hablamos de un aspecto de gran importancia, puesto que para viajar en avión la compañía te va a pedir el certificado de salud y su cartilla de vacunas, así como el pasaporte si se viaja fuera de nuestro país.

La recomendación del veterinario es que no des de comer al perro el día que viajes de tal forma que evites que pueda vomitar si siente mareos, ya que no se aconseja administrar medicamentos que puedan sedar o tranquilizar cuando se viaja por vía aérea.

No debes olvidar que el perro tiene que pasar por la zona de inspección de personas en tus brazos o deberá caminar por el arco de seguridad. Los otros elementos como el transportín, correa o collar deben pasar por el dispositivo de rayos x.

Los perros guía o de asistencia van a poder viajar con sus dueños, pero no olvidando que tendrán que estar atados, con su bozal y sin tener que abonar cargos adicionales, debiendo llevar pasaporte y cartilla veterinaria actualizada, su microchip y contará con más de tres meses de edad.

Generalmente, se les asignará un sitio en la zona delantera del avión, de tal forma que se embarque o desembarcar sin que ello pueda molestar al resto de los viajeros.

Con toda esta información, seguro que ya tienes menos dudas si quieres llevar a tu can en avión, ¿no?

Deja una respuesta